12.8.07

Los mensajes de Joaquin

Al principio nos pareció un tanto extraño no escuchar su voz diariamente dando datos recogidos en los periódicos o abriendo el coloquio sobre cualquier tema de actualidad o sobre algún libro que hubiese pasado últimamente por sus manos. Había empezado el período de vacaciones y él se apuntó al primer reemplazo. Hacía cosa de dos meses que había ganado una buena suma de dinero en una apuesta de tantas que hacía cada semana y cuando llegó el mes de julio se marchó con su mujer a algún pueblo de la costa cuyo nombre no quiso decirnos. Nosotros que teníamos que seguir sacando adelante la faena diaria, nos lo tomamos como lo que parecía: unas vacaciones.

Habían pasado dieciocho días de su partida, cuando empezaron a llegar aquellos extraños mensajes a través del monitor -‘No me esperéis, no volveré’- y debajo el nombre de Joaquín. El primer mensaje nos dejó sumidos en el desconcierto y durante ese día esperamos la llegada de otro mensaje donde nos diese más detalles, este no apareció hasta la mañana siguiente y su contenido lejos de aclararnos algo, nos dejó de nuevo desconcertados. El texto rezaba así: -‘Las palabras las escribí yo, no intentéis localizarme’- y nuevamente su nombre. Haciendo caso omiso le hicimos un reenvío pidiéndole que nos explicara el motivo de tanto misterio, pero no contestó.

Ahora que ya estamos a principio de septiembre, todos y cada uno de nosotros nos hemos reincorporado a nuestro puesto, todos menos él. Los mensajes han seguido llegando periódicamente durante estos dos meses, cada uno de ellos ha ido superando al anterior en cuanto a ese contenido delirante que parece la obra de un demente. El teléfono de su casa suena sin que nadie conteste al otro lado del hilo y las indagaciones que se han hecho para localizarlo no han dado ningún resultado. Ha desaparecido. Únicamente sus mensajes nos hacen creer que sigue vivo. Joaquín debe de tener unos cincuenta y cinco años y siempre ha sido un hombre de vida ordenada, muy coherente con sus ideas y felizmente casado con una mujer inteligente con la que no ha tenido hijos. Los dos se han mantenido unidos y han compartido siempre las mismas actividades. Ahora también han desaparecido juntos.

Mi mesa está situada al lado de la suya y cuando desvío la vista del ordenador y encuentro su silla vacía me entrego a profundas reflexiones sobre el contenido de esos mensajes que no dejan de aparecer: -‘No voy a volver’, ‘Lo hago por vosotros’, ‘Estas palabras han de ser escritas’, ‘Me quedaré aquí esperando’, ‘No me busquéis’, ‘La hora no ha llegado aún’, ‘Respetad mis palabras’-.

Es triste perder a un amigo de esta manera, no tienes razón para llorarle ni para esperar su vuelta. Hasta ahora he conseguido que el director deje su mesa intacta pero sé que no durará mucho tiempo. Cada día le retorno una contestación que me hace parecer algo desquiciado a mí también: - ‘No te preocupes amigo, estamos aquí’, ‘Yo leo tus palabras cada día’- y cuando miro su silla vacía pienso: ‘Aguanta firme Joaquín, aguanta hasta que alguien te encuentre’.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado un montón pero quiero que sigas, necesito saber dónde está Joaquín, ¿lo vas a continuar o tendremos que quedarnos con esta intriga?. Un besote preciosa. ¿Ah! en mi blog no puedes dejar comentarios si no estás registrada, ya me he informado, Ripple-Mark se ha registrado pero no escribe en su blog, lo hace para poder entrar y comentar. Besitos

Federico Sarmiento dijo...

Hola Durrell,
He leído tu relato y como Consuelo me he quedado con la incógnita...
Parece una hsitoria que promete, pero a lo mejor prefieres mantener la intriga y que cada uno saque su propia conclusión. Por el momento esperaré y te visitaré por ver el el "viene de spot anterior"
Un saludo
Fede

Durrell dijo...

Consuelo, Fede.

Joaquin desapareció el verano del año pasado y aunque parezca increible no ha vuelto a dar señales de vida, ni él ni su mujer. No he intentado buscarle más y su compañero no ha vuelto a hacerme comentarios sobre aquellos mensajes tan extraños, tal vez porque él ya se hizo a la idea o tal vez porque desde entonces no he vuelto a verle y por eso no me han llegado nuevas noticias.

Así que os invito a que busqueis un final para esta historia, pero que sea tan ¿surrealista? como lo escrito ¿ok?

¿Desentrañaremos el misterio? ;)

Raisa dijo...

Durrell
Es muy interesante lo que escribes.

María Narro dijo...

ei, ei, ei
hace un año te dije: y eso digo yo ¿dónde está Joaquin?

vale, si tengo tiempo le busco un final.

¡smuack!

eMe Logar. dijo...

hola durrell
no te preocupes,ya se que la vida sigue y no tengo planeado cerrar ningun blog,el de decian que era un sueño se llama ahora es un sueño y he cambiado la decoracion y retirado la parte de mary que alle de todas formas ya tenia en su blog y en mi blog de siempre volvere a escribir mañana o pasado segun me sienta,no quiero escribir en caliente,de todas formas ella se ha molestado porque colgue el e-mail(manda narices)lo hice por el momento que escojio ella para mandarlo despues de unos dias muy preocupado por no tener noticias y ademas lo colgue en los dos blogs porque asi me evito dar muchas explicaciones,pero nunca se me ha pasado cerrar el blog donde he conocido a tanta gente que ya forma parte de mi vida asi que por eso no te preocupes.
un beso
milú
gracias por todo

eMe Logar. dijo...

perdon se llama era un sueño...

Anónimo dijo...

Me resulta imposible dejar ningún comentario en los blogs de Terra, así que abuso de tu confianza para enviarle a Milú un mensaje desde aquí.
Milú, he sabido que hoy es tu cumpleaños y te envío mi felicitación más sincera, sé que no estás atravesando un buen momento y quiero brindarte mi apoyo, cuando yo solicité ayuda te faltó tiempo para acudir y es algo que te agradezco de todo corazón. Quiero que sepas que puedes contar conmigo si me necesitas. Un abrazo

eMe Logar. dijo...

bueno le dejo un beso a consuelo(se lo he dejado en su blog de terra,pero por si acaso se lo dejo tambien aqui) y te pediria por favor que editaras el enlace con mi blog de aqui y pusieras era un sueño... o milu en blogspot o algo asi.
gracias de antemano
milú

Durrell dijo...

Raisa, gracias. Yo he entrado en el tuyo y esas fotos me han encantado. Cuando vuelva de vacaciones pasaré más veces a visitarte ;)

María, ese Joaquín se convirtió en una pesadilla desde el primer día :))) Besitos.

Consuelo, Milú, estais en vuestra casa, ya lo sabeis. Milú, creo que me decido por tu blog original, de ahí saltaré al otro. Me encanta leer tus comentarios de nuevo. Ánimo. ;)